X
SUSCRIBITE AL BLOG
>>  NOMBRE
>>  APELLIDO
>>  EMAIL
>>  EMPRESA
X
¿QUÉ TE GUSTARÍA LEER?
>>  NOMBRE
>>  APELLIDO
>>  EMAIL
>>  COMENTARIO
ENVIAR >
May 2020
Compartir en:

¿CÓMO SE TIENEN QUE DIGITALIZAR LAS EMPRESAS EN ESTE CONTEXTO?

La gran mayoría de las empresas no se habían transformado digitalmente previo a la llegada del COVID-19, y frente a esto se incrementó la importancia de la orquestación de los flujos de trabajo, la colaboración remota, la protección de activo y el análisis predictivo.
 
Antes del aislamiento social por el nuevo coronavirus, el 65 por ciento de las empresas no tenía ningún empleado haciendo teletrabajo. Hoy, el 42 por ciento tiene a más de la mitad de su personal trabajando de manera remota, de acuerdo a un relevamiento realizado por IAE Business School de la Universidad Austral.
La pandemia lleva a las empresas a digitalizarse de forma acelerada en un contexto de alta incertidumbre. La necesidad de inversión se debe conjugar con modelos de bajo capex para poder realizar inversiones sin descuidar la caja y el flujo financiero.

Las videoconferencias crecieron en más de un 400 por ciento, con cifras espectaculares como la de Zoom, que acaparó un crecimiento mayor al 1000 por ciento en tráfico.

El primer paso en la digitalización fue el trabajo remoto. La cuarentena incrementó el uso de las redes sociales para mantener contacto con familiares y colegas mientras que las herramientas de colaboración se expandieron. Las videoconferencias crecieron en más de un 400 por ciento, con cifras espectaculares como la de Zoom, que acaparó un crecimiento mayor al 1000 por ciento en tráfico.
Pero la mayor transformación se fue dando al interior de las empresas. Post pandemia existirá una “nueva normalidad” en la cual el trabajo a distancia y las herramientas digitales serán cada vez más extendidas. Esto obliga a las empresas a emprender una transformación digital con foco en áreas como orquestación de flujos de trabajo, colaboración remota, protección de activos y análisis predictivo. En un contexto de retracción económica, las empresas pueden empezar invirtiendo en tecnologías que permiten obtener un rápido retorno de inversión.
 

 

Reorganizar los flujos de trabajo
 
El primer efecto del Covid-19 fue la necesidad de reorganizar los flujos de trabajo para poder acomodarlos a un modelo digital y a distancia. Los procesos que se realizaban tradicionalmente de forma presencial debieron llevarse al campo online y la operación del negocio tuvo que ser reorganizada para poder adaptase al nuevo contexto.
Para poder avanzar en este camino, las empresas pueden apoyarse en herramientas de administración de procesos de negocio (BPM) y orquestación para hacer el seguimiento del flujo de trabajo. También el uso de redes sociales corporativas puede ayudar en la permanente comunicación entre los empleados.
 

Los procesos que se realizaban tradicionalmente de forma presencial debieron llevarse al campo online y la operación del negocio tuvo que ser reorganizada para poder adaptase al nuevo contexto.

En contacto con el cliente
 
El nuevo coronavirus ha puesto un freno a las empresas. Cuando acabe la pandemia y se retome al 100 por ciento la actividad económica, potenciar las ventas será el principal desafío. Por eso, no nos debe asombrar que en una encuesta realizada en España, el 47 por ciento de los encuestados indicó interés en invertir en aplicaciones de relacionamiento con el cliente (CRM) en los próximos seis meses.
Contar con un CRM no solo permite agrupar toda la información en una única base de datos sino permite una relación más personal con clientes, un seguimiento de todo su camino con la compañía, información a las áreas de marketing, comercialización para fortalecer las ventas y mejorar el acercamiento con el cliente, generar campañas de marketing segmentadas, información y analíticas.
 

 

Inteligencia Artificial
 
La inteligencia artificial puede ser aprovechada en diferentes ámbitos del proceso de negocio. La IA puede ser tan simple como la creación de bots para la atención al cliente o tan compleja como un instrumento capaz de hacer el análisis de grandes volúmenes de información, generar distintos escenarios posibles y tomar decisiones. En cualquier área de la compañía, la IA puede ser una aliada a la hora de hacer negocios.
En el contexto del Covid-19, la inteligencia artificial se aprovechó para analizar información sobre casos sospechosos, estudiar y controlar el movimiento de las personas y hasta realizar detección de pacientes infectados con el nuevo coronavirus a través del análisis de imágenes tomadas de radiografías.
 

Con los delincuentes informáticos siempre al acecho, la expansión del perímetro de las redes de las empresas debe ser asegurada para que no haya riesgos con el home office.

Todas las cosas conectadas
 
Algunas industrias, como la de servicios públicos, pueden hacer uso de los dispositivos de internet de las cosas (IoT) para reemplazar trabajos que hoy generan movimiento de personas en la calle. La instalación de medidores, por ejemplo, reduce la necesidad de que operarios tengan que acercarse a los domicilios para verificar el consumo de servicios o saber cómo se está comportando la red. La manufactura también puede beneficiarse de IoT al tener un mayor control de los procesos de trabajo al interior de las fábricas.
 

 

 
La seguridad en primer plano
 
En la reinvención de las empresas en compañías digitales, un elemento que no debe dejarse de lado es la seguridad. Con los delincuentes informáticos siempre al acecho, la expansión del perímetro de las redes de las empresas debe ser asegurada para que no haya riesgos con el home office. La tentación que pueden tener las empresas es dejar la seguridad en segundo plano, priorizando la funcionalidad, lo que puede conllevar en un error y un impacto grave en la continuidad de negocio de la compañía.
La firma de gestión de riesgos Marsh realizó una lista de 12 consejos de ciberseguridad para el trabajo remoto:
  • Habilitar el acceso remoto a la red a través de un canal seguro, sólo cuando sea necesario (por ejemplo: VPN)
  • Exigir doble factor de autenticación
  • Utilizar servicios remotos solo por protocolos seguros (HTTPS)
  • Limitar los accesos remotos únicamente a los servicios permitidos y a zonas aisladas en la red
  • Validar los controles en equipos remotos (por ejemplo: antivirus, actualizaciones, configuraciones de seguridad, etc.)
  • Validar las capacidades de borrado y bloqueo remoto en los equipos
  • Asegurar que los equipos personales cuenten con cifrado de disco y validar los controles de prevención de fuga de información
  • Realizar un backup de la información crítica
  • Concientización (por ejemplo: cómo detectar un phishing, correos maliciosos, etc.)
  • Definir a los usuarios los protocolos para reportar cualquier situación anómala o sospechosa
  • Incrementar los niveles de monitoreo de eventos de seguridad
  • Evitar el uso de redes públicas o inseguras para la conexión
La pandemia pone de manifiesto el nivel de digitalización de las compañías y empuja a las empresas a ser innovadoras en su forma de trabajo. Las herramientas tecnológicas están disponibles para apalancar la transformación del negocio y la ciberseguridad se presenta como la mejor aliada para acompañar a las compañías en el proceso a una mayor digitalización.
 
 
¿Qué te pareció la nota?

Suscribite a nuestro blog

Recibí un resumen mensual de contenido de TrendIT sobre novedades y soluciones digitales para la evolución de tu negocio.