X
SUSCRIBITE AL BLOG
>>  NOMBRE
>>  APELLIDO
>>  EMAIL
>>  EMPRESA
X
¿QUÉ TE GUSTARÍA LEER?
>>  NOMBRE
>>  APELLIDO
>>  EMAIL
>>  COMENTARIO
ENVIAR >
Dic 2020
Compartir en:

LA IMPORTANCIA DE CONTAR CON UN BACKUP FRENTE A LOS ATAQUES

Las amenazas crecieron exponencialmente en 2020 y los ataques de ramsonware se multiplicaron. Cómo deben ser los backups para asegurar que la información esté siempre disponible. 
En América Latina dos de cada tres ataques cibernéticos se realizan contra empresas. Brasil es el principal foco de los ataques de la región con un 56,25 por ciento mientras que Argentina acapara el 3,25 por ciento de los ataques, según cifras de Kaspersky. Pero en coeficiente de riesgo, Argentina lidera el ranking, seguida de México.

La explotación de vulnerabilidades y ataques de fuerza bruta a los protocolos de escritorio remoto (RPD) fueron los mecanismos que implementaron los ciberdelincuentes para acceder a los sistemas empresariales.

A medida que las empresas empezaron a incorporar el teletrabajo a sus operaciones, los riesgos relacionados a la ciberseguridad crecieron. La explotación de vulnerabilidades y ataques de fuerza bruta a los protocolos de escritorio remoto (RPD) fueron los mecanismos que implementaron los ciberdelincuentes para acceder a los sistemas empresariales.
La región registró 1,3 millones de intentos de ataques de ransomware entre enero y septiembre de 2020, lo que significa un promedio de 5.000 ataques por día. El ransomware viene creciendo a un ritmo del siete por ciento anual, con una aceleración en este 2020.
Protegerse de los ataques requiere de un enfoque integral con soluciones de seguridad, doble autenticación, cifrado, firewall y antivirus. Pero, tan importante como ello es un buen backup de la información, para evitar pérdidas de datos en caso de sufrir un incidente.

Realizar un backup de datos y aplicaciones es clave para protegerse ante ciberataques y mantener la continuidad del negocio.

Una encuesta realizada por Eset indica que el 94 por ciento de los usuarios asegura realizar backups de la información. Sin embargo, más de la mitad utiliza copias de seguridad en el mismo equipo donde almacena los originales. Además, tres de cada cuatro usuarios afirma haber perdido dinero o información por no haber protegido sus datos.
Realizar un backup de datos y aplicaciones es clave para protegerse ante ciberataques y mantener la continuidad del negocio. El 95 por ciento de las empresas experimentan interrupciones inesperadas y un mínimo del 10 por ciento de sus servidores tienen al menos una interrupción al año, indica un reporte de Veeam. Esto representa un costo de 67.641 dólares por cada hora de inactividad de una aplicación de alta prioridad.
 
Cómo empezar
 
El primer paso es definir qué tipo de información es considerada “importante” y, por lo tanto, debe ser resguardada. Existen diferentes tipos de backup y cada empresa deberá definir cuál utilizar de acuerdo a sus necesidades y capacidades.
- Completo: una copia de seguridad de todos aquellos datos y aplicaciones consideradas importantes.
- Progresivo: copia únicamente los archivos que hayan tenido desde el último respaldo.
- Diferencial: similar al resaldo incremental, se trata de copiar todos los datos que se hayan cambiado desde la copia de seguridad anterior pero, cada vez que se vuelva a ejecutar, seguirá reslandando los datos cambiados desde el backup completo anterior.
- Espejo: comparable con una copia de seguridad completa, se trata de un respaldo que solo guarda la última versión de los datos, eliminando las copias originales.

La periodicidad de los sistemas de backup es casi tan importante como el backup mismo y, poder contar con soluciones que permitan realizar guardados automáticos es clave para evitar futuros dolores de cabeza.

El 31 de marzo se ha inmortalizado como el día del backup mundial como un recordatorio para que empresas y usuarios realicen, al menos, una copia de seguridad anual. La periodicidad de los sistemas de backup es casi tan importante como el backup mismo y, poder contar con soluciones que permitan realizar guardados automáticos es clave para evitar futuros dolores de cabeza.
 
La regla 3-2-1
 
El método 3-2-1 es una solucíón simple de reglas básicas para tener los datos protegidos y disponibles ante una amenaza. La primera regla de este método es tener al menos dos copias de seguridad adicionales a los archivos originales, es decir, tres copias de la información. La segunda regla es utilizar al menos dos tipos diferentes de dispositivos de almacenamiento. Las opciones de almacenamiento van desde discos duros con una vida útil de cinco a 10 años, CD/CD-ROM con una vida útil de 25 a 50 años, tarjetas SD, pendrive y SSD, todos con una vida útil mayor a 10 años.
Y la tercera regla es mantener una copia de seguridad fuera de la oficina, es decir, de forma externa.
 
¿En la nube o de forma local?
 
Donde localizar el backup dependerá de los requisitos de cada compañía y sus políticas de seguridad. La más simple y sencilla es la copia de seguridad local, que implica guardar la información manualmente en una unidad USB, un disco duro externo u otro ordenador de la red local. Se trata de una solución simple que permite rápida disponibinibilidad de los datos y que no requiere conexión de Internet. Sin embargo, para seguir la regla del 3-2-1, es importante contar, además, con una solución de almacenamiento de forma remota.
Hace algunos años se empezó a masificar el uso de copias de seguridad en la nube como una forma de resguardar los datos de forma externa, garantizando la accesibilidad de la información en cualquier lugar y a través de cualquier dispositivo. Los servicios en la nube cuentan con características de automatización, que permiten realizar guardados automáticos y permiten descargar el mantenimiento y la gestión del respaldo al proveedor. El servicio puede ser ofrecido en un cloud privado, público e híbrido.
De acuerdo con Veeam, las empresas utilizan servicios basados en la nube (almacenamiento a backup as a service - BaaS) para aproximadamente la mitad de sus respaldos. Los backups en la nube administrados por un proveedor representan un 24 por ciento mientras que los respaldos autoadministrados representan el 25 por ciento. Se espera que en 2022 las organizaciones utilicen servicios basados en la nube para más de tres cuartas partes de sus backups.
 
Contar con un respaldo de la información es vital para garantizar la continuidad del negocio ante el aumento de los delitos informáticos y, especialmente, de amenazas como ransomware. Pero el backup también puede ser un objetivo de los ciberdelincuentes que busquen información para chantajear a las empresas. Por eso, además de tener la información debidamente replicada, es importante contar con herramientas de encriptación que aporten una barrera adicional y ayuden a proteger los archivos y aplicaciones en todas sus ubicaciones.
 
¿Qué te pareció la nota?

Suscribite a nuestro blog

Recibí un resumen mensual de contenido de TrendIT sobre novedads y soluciones digitales para la evolución de tu negocio.