X
SUSCRIBITE AL BLOG
>>  NOMBRE
>>  APELLIDO
>>  EMAIL
>>  EMPRESA
X
¿QUÉ TE GUSTARÍA LEER?
>>  NOMBRE
>>  APELLIDO
>>  EMAIL
>>  COMENTARIO
ENVIAR >
Junio • 2020

LA DIGITALIZACIÓN

IRRUMPE EN LOS NEGOCIOS

La tecnología no solo cambia las empresas existentes sino que crea otras nuevas que se transforman en disruptoras. Start-ups, OTTs, Fintechs, Insurtechs, entre otras, llegan con procesos 100 por ciento digitales a modificar las industrias. Esto es posible por su alto nivel de digitalización que permite eliminar intermediarios o eslabones en la cadena de valor.
 
La digitalización ha irrumpido en los negocios, reduciendo barreras de entrada y habilitando la creación de nuevas compañías que transforman los negocios tradicionales. Ejemplos de esta disrupción son tan reconocidos que tienen su propio nombre. Así como Netflix transformó la forma en que vemos contenidos audiovisuales, la uberización de la economía, por ejemplo, se refiere a un cambio cultural por el cual las personas prefieren alquilar o compartir bienes y servicios en vez de comprarlos para un uso exclusivo.

La uberización de la economía, se refiere a un cambio cultural por el cual las personas prefieren alquilar o compartir bienes y servicios en vez de comprarlos para un uso exclusivo.

La economía global de startups creó alrededor de 2,8 billones de valor entre 2016 y 2018, de acuerdo con cifras de un estudio de Startup Genome. Se trata de un crecimiento del 20,6 por ciento con respecto al período anterior y más del doble que cinco años atrás.
Este crecimiento exponencial, no obstante, podría no ser duradero. Recientemente se conoció que más de 30 startups han recortado más de 8.000 empleos en los últimos cuatro meses mientras que la actividad inversora ha recaído en los Estados Unidos, según publica Clarín.
Aun cuando explote la burbuja inversora, lo que perdurará son las transformaciones que la digitalización produjo en la economía. Uber podría llegar a desaparecer del mapa pero la forma en que consumimos los servicios de transporte no será el mismo después de su desarrollo y expansión internacional. Lo mismo puede decirse de cada uno de los verticales que se vieron transformados por la irrupción de startups.
 

 

Tipos de startups
 
Existen diferentes tipos de startups. La clasificación puede hacerse en base al vertical en el que están enfocadas, la parte de la cadena de valor en la que se insertan y hasta la tecnología que utilizan. Por ejemplo, podemos clasificar a las startups en insurtechs (empresas innovadoras para el mercado asegurador), fintechs (financiero), legaltech (derecho) o edtech (educación), entre otros.

Lo que perdurará son las transformaciones que la digitalización produjo en la economía. Uber podría llegar a desaparecer del mapa pero la forma en que consumimos los servicios de transporte no será la misma.

Otra clasificación extendida en el mundo emprendedor es el de Pain Killer o Vitamin. La primera se utiliza para empresas innovadoras que se enfocan en resolver problemas, sumar nuevos ingresos o reducir los costos (eliminación del dolor) mientras que la segunda definición se enfoca más en empresas que mejoran las condiciones existentes (vitaminas), agregando funcionalidades o facilitando el proceso.
Además, se puede plantear una clasificación en base a dónde se está generando la innovación: producto, servicio, modelo de negocio (estrategia, marketing, cadena de suministro, costo, creación de valor), procesos y tecnología, organización o sociedad, entre otros.
 

 

 

 

¿Qué hace exitosa una startup?
 
Uno de los modelos más reconocidos es el de aquellas empresas que han logrado ser disruptivas en el mercado al saltearse parte de la cadena de valor de su producto o servicio. Esto se logra al eliminar intermediarios y alcanzar directamente al consumidor final. Ejemplo de este modelo son las aseguradoras 100 por ciento digitales que eliminan al canal tradicional de distribución de seguro (brókers y productores) y llegan al asegurado de forma directa con la comercialización de sus productos y servicios. Se trata de los modelos más disruptores, porque modifican el escenario competitivo y empujan a las empresas tradicionales a innovar.
No obstante, el 90 por ciento de los proyectos emprendedores y apenas una de cada 12 startups logran subsistir en el tiempo. Startup Genome señala alguna serie de condiciones que tienen las compañías para ser exitosas. La primera de ellas es: balance. Crear una nueva compañía es poder balancear entre múltiples variables simultáneamente y en un ambiente de incertidumbre y volatilidad.
Las variables se pueden separar entre internas y externas. Las externas son los usuarios, clientes, uso del producto e ingresos y las internas son relacionamiento con el cliente, producto, equipo de trabajo, finanzas y aspectos legales. La mayor tasa de fracaso se observa cuando la compañía alcanza una escala prematura, antes de poder llegar a optimizar los costos de adquisición y los canales de conversión.
 

 

Panorama argentino
 
Buenos Aires se encuentra en el puesto 50 en el ranking de ciudades con mejor ecosistema emprendedor, de acuerdo con información de Startup Blink, lo que representa un crecimiento de 12 puestos con respecto a 2017. La ciudad cuenta con una gran variedad de aceleradoras e incubadoras que empujan al ecosistema emprendedor. Sin embargo, este ecosistema es casi inexistente en otras ciudades del país. Las dos ciudades que le siguen en población, Córdoba y Rosario, apenas se encuentran en el puesto 300 y 567 de Startupblink, respectivamente. Mendoza, en tanto, se ubica en el puesto número 427.

El 90% de los proyectos emprendedores y apenas una de cada 12 startups logran subsistir en el tiempo. Startup Genome señala alguna serie de condiciones que tienen las compañías para ser exitosas.

De acuerdo con el Estudio de la Industria de Capital Privado, Emprendedor y Semilla en Argentina 2016-2019 de ARCAP, entre 2017 y 2018, la cantidad de transacciones de capital semilla aumentó un 46 por ciento y entre 2018 y 2019 ese aumento fue del 13,3 por ciento. También se registró un incremento en el monto de esas transacciones, del 15 por ciento en el último año. Las áreas que han recibido mayor inversión son biotech (22 por ciento), software empresarial (20 por ciento), comercio (15 por ciento), entre otros.
En capital emprendedor (Venture Capital), en tanto, se registró un crecimiento del 35,3 por ciento, que fue mayor al incremento del 30,8 por ciento que se había detectado entre 2017 y 2018. El porcentaje de aumento en el monto invertido es mucho mayor al porcentaje de aumento de la cantidad de transacciones lo que refleja que las rondas son mayores en cuanto dinero invertido. De 2018 a 2019 se observó un aumento del 153,3 por ciento en el monto invertido en Capital Emprendedor, este gran incremento contrasta con la diferencia del 21,3 por ciento que había habido entre 2017 y 2018.
A diferencia del capital semilla, en el capital emprendedor las áreas que han logrado captar mayor inversión es en el área de finanzas (23 por ciento), software empresarial (17,6 por ciento) Biotech (17,6 por ciento) y Agtech (11,8 por ciento), entre otros.
Si bien el boom emprendedor podría mermar con la crisis económica y la desaceleración de la inversión de capital en startups, la realidad es que siempre habrá emprendedores que busquen mejorar los productos y servicios con tecnología. Esto empuja a las empresas a seguir invirtiendo para mejorar sus procesos de negocio, ser más eficientes, flexibles e iniciar un cambio cultural que les permita estar a la altura de las compañías más innovadoras a nivel mundial.
 
 
COMPARTIR NOTA
IR A INICIO
¿QUÉ TE PARECIÓ LA NOTA?
Nos unimos para acompañar mejor a tu empresa