X
SUSCRIBITE AL BLOG
>>  NOMBRE
>>  APELLIDO
>>  EMAIL
>>  EMPRESA
X
¿QUÉ TE GUSTARÍA LEER?
>>  NOMBRE
>>  APELLIDO
>>  EMAIL
>>  COMENTARIO
ENVIAR >
May 2019
Compartir en:

EL MANEJO DEL AGUA

TAMBIÉN SE HACE INTELIGENTE

Hasta ahora, el campo es el único sector que adopta más fuertemente soluciones tecnológicas de manejo de agua. Pero es creciente la avanzada sobre los segmentos sociales. Lo que viene y los negocios que se abren.


El agua es un recurso escaso. Verdad de perogrullo. Sin embargo, no termina de hacerse carne en los segmentos en los que su cuidado se vuelve cada vez más crucial: los ciudadanos. El aprendizaje que durante décadas se viene realizando en relación con el riego inteligente (especialmente en las zonas desérticas a partir de la innovación tecnológica, como el riego por goteo), no ha sido suficiente para trasladarlo a la sociedad en su conjunto.
La gestión del agua en piscinas de natación fue otro gran paso de la automatización. El control de los niveles del líquido elemento mediante el uso de sensores y sistemas informáticos permitió hacer un uso más eficiente de uno de los recursos más caros, hasta para controlar su temperatura, y ahorrar también en energía.
Aun así, y una vez más, la concientización sobre mejor manejo del agua no termina de calar en la sociedad.
El tema es llamativo por cuanto no sólo hay cada vez más soluciones tecnológicas para mejorar este aspecto en cualquier sistema productivo o ciudadano, sino porque las posibilidades de negocios que habilita parecen infinitas.


En números
El mercado de riego inteligente movió unos u$s825 millones al cierre de 2018 y la previsión es que, de acá a 2023, ese volumen superaría los u$s1.755 millones, a un ritmo de crecimiento de más de 16% año a año, de acuerdo a un informe de Markets and Markets.
La razón que explica este comportamiento parece radicar en que hay una adopción creciente de dispositivos de riego inteligente, sensores y de control de parte de los productores agrícolas. Y que esto sea acompañado, al mismo tiempo, por una baja del precio del hardware involucrado en estos sistemas en los próximos años. Lo que acelerará su incorporación.

(...) Smart Metering Water (...): En la Argentina aún no está extendida su implementación, pero hay proveedores que ya brindan estas soluciones.


En América, Estados Unidos y Canadá liderarán este fenómeno. De hecho, este continente cuenta con la mayor cantidad de sistemas de riego inteligente en campos de golf, fincas y hogares. Lo que está en el campo, lentamente, se va adoptando a nivel de ciudad.
Es lo que se conoce como Smart Metering Water, es decir, sistemas de gestión del uso del agua en el hogar, en el edificio. En la Argentina aún no está extendida su implementación, pero hay proveedores que ya brindan estas soluciones.
 


Primero el desierto
Hay zonas que son más permeables a la incorporación de este tipo de herramientas. Se trata, principalmente, de la regiones áridas, en donde el manejo del agua resulta crucial y, además de la concientización constante, es necesario recurrir a la tecnología para profundizar el cuidado del recurso.
En provincias como Mendoza, por caso, los noticieros de la mañana, además de dar el estado del tiempo y la previsión meteorológica para los días subsiguientes, también se anuncia el nivel de consumo de agua que se registra cada día a nivel residencial y el recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como una forma de trabajar en la concientización.
Se trata de una provincia donde está prohibido lavar las veredas con agua y donde, en verano, el riego agrícola es por turnos. A nivel residencial los jardines sólo se riegan de noche. Quien lo haga de día será multado. Este comportamiento es impensado en grandes ciudades como Buenos Aires.
Aún así, todas estas tareas, que vienen aplicándose desde hace años no son suficientes para advertir que hay todavía un gran malgasto del recurso.


Conciencia en varios frentes
Las soluciones de smart metering water serían una herramienta más eficiente para trabajar en ese sentido.
¿En qué consisten?
En la instalación un dispositivo que mide la cantidad de agua que se consume en un edificio, en un hogar, de manera cotidiana. Y lo hace también discriminando su uso por metros cúbicos a fin de tener precisión sobre en qué momento se produce el mayor consumo de agua.
Esos datos que se generan pueden ser leídos de manera remota y con más frecuencia, lo que permite tanto a consumidores como a proveedores del servicio público, tener información sobre el consumo en tiempo real.
El sistema está compuesto por hardware, software, conectividad, un portal de consumo del agua y controladores, además de un sistema de cliente asociado, en muchos casos un programa especialmente desarrollado para estas tareas. Todo se conjuga para formar parte de iniciativas de Smart Grid, que apuntan a mejorar el consumo eficiente también de gas y electricidad.
Lógicamente, estos sistemas también forman parte de las estrategias de ciudades inteligentes. El manejo eficiente del agua a través de la incorporación de nuevas tecnologías es una de esas patas.


Riego inteligente
Uno de los casos emblemáticos y más recientes en implementar soluciones de smart water es la ciudad de Barcelona. Desde hace cuatro años funciona allí un sistema de riego inteligente de parques y jardines que optimiza el consumo de agua a partir del riego medido de esos espacios de acuerdo a las condiciones meteorológicas y las necesidades de las plantas.
Otra vez: los sensores recogen la información sobre humedad y salinidad de los suelos, además de temperatura, viento, y otros factores, que permiten regular de manera automática la cantidad de agua a destinar de acuerdo a un programa que se pude gestionar mediante computadoras, smartphones y tablets. La gran ventaja de este sistema es que la interfaz de usuario es muy intuitiva y los usuarios aprenden rápidamente a utilizarla.

Uno de los casos emblemáticos (...) es Barcelona. Desde hace cuatro años funciona allí un sistema de riego inteligente de parques y jardines que optimiza el consumo de agua a partir del riego medido de esos espacios de acuerdo a las condiciones meteorológicas y las necesidades de las plantas.


El ahorro del oro nuevo
El ahorro de agua se ubica en torno al 25% mensual. Todo un dato en tiempos en que el agua es cada vez un recurso más escaso.
La tendencia es tan fuerte que hasta en Amazon es posible conseguir un dispositivo de riego inteligente que, conectado con Alexa, permite controlar el horario de riego del jardín desde cualquier teléfono o tableta.
El funcionamiento es idéntico a los descriptos para el caso agrícola. El secreto pasa ahora por su adopción por parte de la ciudadanía. Porque las empresas ya están preparadas no sólo para abastecer con esas soluciones al mercado agrario sino también al entramado residencial.
La conciencia sobre el uso del agua comienza a experimentarse en todos los niveles de la sociedad y, una vez más, la tecnología colabora en ese objetivo.
 
¿Qué te pareció la nota?

Suscribite a nuestro blog

Recibí un resumen mensual de contenido de TrendIT sobre novedads y soluciones digitales para la evolución de tu negocio.