X
SUSCRIBITE AL BLOG
>>  NOMBRE
>>  APELLIDO
>>  EMAIL
>>  EMPRESA
X
¿QUÉ TE GUSTARÍA LEER?
>>  NOMBRE
>>  APELLIDO
>>  EMAIL
>>  COMENTARIO
ENVIAR >
May 2019
Compartir en:

EL CASO MOSCÚ

LA CIUDAD COMO SERVICIO

La capital rusa es el ejemplo de smart city que le gusta mostrar a la Unión Internacional de las Telecomunicaciones. Se trata de una estrategia que arrancó hace ocho años y se prolonga hasta el 2030. La base es la infraestructura y la transformación del sector público.
 
Moscú se convirtió en uno de los casos testigos sobre implementación de políticas orientadas al desarrollo de ciudades inteligentes a partir de las recomendaciones de la Unión Internacional de las Telecomunicaciones (UIT). A tal punto fueron tomados en cuenta los estándares sugeridos, que hoy el organismo dependiente de la ONU lo expone como ejemplo de lo que significa no sólo avanzar en una ciudad inteligente sino, sobre todo, sustentable. Lógicamente, a partir de la implementación de las nuevas tecnologías en los diversos procesos de organización.
La ciudad no ha dudado en incorporar soluciones de blockchain para los sistemas de votación, inteligencia artificial para el sistema de salud y otras innovaciones. Y a tal punto es el nivel de innovación introducido que ha logrado desarrollar escuelas públicas online, desplegar redes WiFi públicas y fundar un nuevo concepto: el de ciudad como servicio, o en la jerga técnica City As a Service (CaaS), emulando los conceptos más modernos en implementación de nuevas tecnologías a nivel mundial.

La ciudad (...) ha logrado desarrollar escuelas públicas online, desplegar redes WiFi públicas y fundar un nuevo concepto: el de ciudad como servicio (...)


Si bien cada uno de los sectores que fue transformado a partir de las herramientas digitales constituye un caso en sí mismo, en esta oportunidad nos concentraremos en el eje de Economía, que refiere al funcionamiento de base de una ciudad.
Los otros dos pilares sobre los que se apalancó la iniciativa son Ambiente, y Sociedad y Cultura. La UIT dio recomendaciones en cada caso para convertir a Moscú no sólo en un actual caso testigo de smart city, sino también para que también sirva como paradigma de la evolución prevista de la ciudad de cara a 2030.
 




100 por ciento 4G
La capital rusa tiene 12 millones de habitantes. Hoy, la cobertura 4G es del 100%, convirtiéndola en la segunda del mundo con mejor nivel de conectividad de esta tecnología. Esto permite que los moscovitas puedan interactuar de manera constante con los diversos servicios digitales que se proponen desde el Estado.

Hoy, la cobertura 4G es del 100%, convirtiéndola en la segunda del mundo con mejor nivel de conectividad de esta tecnología

Para convertir a Moscú en una ciudad digital, el proyecto se diseñó en tres etapas. La primera de ellas involucró la conectividad propiamente dicha y las mejoras a nivel de control de tráfico y de creación de un sistema de transporte público inteligente.
La estrategia comenzó a implementarse en 2011. Como parte del compromiso político, el Gobierno creó el Departamento de Tecnología Informática (TI), desde el cual derivarían las decisiones que se tomarían a partir de entonces. Para ello, el gobierno de Moscú invirtió u$s600 millones cada año desde 2011 para alcanzar los objetivos previstos.
 

La base económica
El eje Economía incluye transporte, planificación urbana, infraestructura TI, innovación, energías renovables, gestión del agua, empleo y sector público. En la actualidad cada uno de ellos tiene diferentes grados de avance siendo los de infraestructura, innovación, sector público y presupuesto en donde se advierten los más altos. Es la base sobre la que se construyen las restantes estrategias.
Lógicamente, quien debió dar el ejemplo fue el mismo Estado que subió a internet unos 300 servicios vinculados con la gestión ciudadana. De ese total, 44 están disponibles sólo en modo online. No hay otra manera de poder realizar determinados trámites si no es a través de internet.
Respecto de los servicios públicos de educación, salud y transporte, también se tomaron decisiones orientadas a digitalizar procesos y prestaciones.
En educación, se brindan servicios online para padres y chicos, se realizan reuniones virtuales entre padres y docentes, los libros están digitalizados, y, además, se dictan paneles vía web.
En salud, los turnos se piden por internet, mientras que la historia clínica y las prescripciones de medicamentos se guardan en formato electrónico.
En transporte se priorizó el uso del servicio público. Para ello, se implementó un sistema de monitoreo que ayudó a mejorar la gestión de la prestación en su conjunto. Los datos provistos por las cámaras que se instalaron permitieron detectar los inconvenientes que se registraban en cada momento y definir acciones para resolverlos.
 


Ese paraguas llamado WiFi
Toda esta iniciativa se acompañó con el despliegue de un servicio de WiFi público en la ciudad además de un sistema de videovigilancia destinado a mejorar los niveles de seguridad de la ciudadanía.
Uno de los puntos principales de la estrategia de base fue crear un ambiente de negocios que permitiera el desarrollo de un ecosistema de innovación a partir del establecimiento de pequeñas y medianas empresas de base tecnológica. De hecho, en la ciudad hay más de 1.300 pymes que desarrollan alta tecnología. Y esto es crucial porque el 98% del sector corporativo de Moscú está conformado por pymes de diversas especialidades.
El objetivo es crear un ambiente de innovación tecnológica hacia 2030. Es la razón por la que el gobierno moscovita destina el 2,26% del PBI a la investigación y desarrollo en este segmento cada año.

(...) el gobierno moscovita destina el 2,26% del PBI a la investigación y desarrollo en este segmento cada año.


La estrategia de conectividad es clave en la obtención de estas metas de largo plazo. En la actualidad, hay desplegados 18.300 hotspots de WiFi públicos, de los cuales más de 2.000 se ubican en la zona del Garden Ring y demás parques de la ciudad.
Esa red también cubre los requerimientos del transporte, sean colectivos, trenes, tranvía, trolebuses, subterráneos y demás servicios que conectan la ciudad con el aeropuerto.
 



Al futuro y más allá
Hasta 2017, en Moscú se habían desplegado más de 1.000 antenas con tecnología 4G. Pero ante el advenimiento del Mundial de Fútbol se tomaron decisiones adicionales a fin de garantizar la conectividad a quienes llegaran a la ciudad. Esto permitió eliminar los “agujeros negros” de conectividad que se producían en algunas ciudades y se instalaron las primeras bases para evolucionar hacia la tecnología 5G.
Para ello se instalaron 1.300 nuevas torres móviles, además de 55 sitios celulares móviles y 25 kilómetros de una red de fibra óptica. Según el departamento de TI de Moscú, actualmente existen más de 50.000 estaciones base en la capital rusa. Eso se logró a partir de la decisión política de eliminar las trabas burocráticas para la instalación de antenas.
La velocidad de conexión promedio de esta red es de 35 Mbps. Y esta disponibilidad fue la que habilitó que los usuarios comenzaran a operar más ágil y frecuentemente con las aplicaciones que, en simultáneo, se fueron incorporando en las reparticiones estatales. Definitivamente, la Ciudad como Servicio.

 

¿Qué te pareció la nota?

Suscribite a nuestro blog

Recibí un resumen mensual de contenido de TrendIT sobre novedades y soluciones digitales para la evolución de tu negocio.