X
SUSCRIBITE AL BLOG
>>  NOMBRE
>>  APELLIDO
>>  EMAIL
>>  EMPRESA
X
¿QUÉ TE GUSTARÍA LEER?
>>  NOMBRE
>>  APELLIDO
>>  EMAIL
>>  COMENTARIO
ENVIAR >
Julio • 2020

POR QUÉ LA CONECTIVIDAD ES VITAL

PARA EL SECTOR CORPORATIVO

Todo se conecta a Internet. El costo de estar offline es cada vez más alto y la conectividad se ha vuelto un insumo básico e indispensable para las empresas. Los procesos se modifican al migrar hacia lo digital.
 
La conectividad se ha convertido en la base de la transformación de la sociedad, empresas y gobiernos. En 2016, la economía digital representaba un valor de 11,5 billones de dólares, es decir el 15,5 por ciento del producto interno bruto (PBI) mundial. Se espera que esta cifra llegue al 25 por ciento en menos de una década, según previsiones del Banco Mundial.

Las nuevas tecnologías impactan de forma transversal en las organizaciones, con cambios profundos en áreas tan distintas como comercialización, distribución, back office y producción.

Estudios realizados por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) indicaron que un aumento del 10 por ciento en la penetración de servicios de banda ancha lleva asociado un incremento del PIB del 3,2 por ciento y un aumento de la productividad de 2,6 puntos porcentuales. Si para el 2030 América Latina logra cerrar la brecha de digitalización que la separa de los países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) se generaría un impacto en la productividad que permitiría crecer por encima del tres por ciento anual, de acuerdo con una estimación del Banco de Desarrollo de América Latina (CAF). Según la Comisión Económica para América Latina y El Caribe (CEPAL), para 2019 la región registraba tasas de crecimiento promedio del 0,1 por ciento. Las proyecciones para este año se situaban en alrededor del 1,3 por ciento.
La conectividad se ha vuelto la llave que abre la puerta hacia una economía más digitalizada y en crecimiento, como demuestran los números que abren esta nota. Las empresas que busquen tener un rol activo en la economía digital deben empezar a pensar en la conectividad como un activo estratégico.

 
Todo se digitaliza
 
La nube, el comercio electrónico, Internet de las Cosas (IoT), Big Data, redes sociales y seguridad se combinan para impulsar la transformación de los negocios. Las nuevas tecnologías impactan de forma transversal en las organizaciones, con cambios profundos en áreas tan distintas como comercialización, distribución, back office y producción.
La digitalización permite a las empresas contar con capacidades excepcionales y, como consecuencia, aumentar su productividad y sus ingresos. Por ejemplo, pueden entender al cliente con un mayor grado de profundidad, poseen nuevos canales para distribuir productos y servicios a un costo mucho menor. Además, con muchas empresas orientándose hacia lo digital, hay más ecosistemas digitales y más socios potenciales para ayudar a las organizaciones a crear experiencias holísticas, recuerda Accenture.

 
La situación argentina
 
Un estudio de Siemens realizado entre empresarios argentinos indicó que el 80 por ciento considera que digitalizar sus empresas es un aspecto crítico para llevar a cabo sus procesos de innovación. Sin embargo, solo el 43 por ciento tiene un equipo dedicado a la innovación digital.

Las empresas deben empezar a ver la conectividad como un activo estratégico que le permita acceder a los beneficios de la economía digital y destrabar el crecimiento económico que conlleva.

En general, los entrevistados coincidieron que IoT es la tecnología más importante para su negocio. En el ranking de uso le siguen software y aplicaciones, cloud computing, sistemas ciber-físicos, automatización e Inteligencia artificial, aplicaciones móviles y, por último, Big Data y analíticas avanzadas.
Estas tecnologías despliegan todo su potencial al estar conectadas entre sí, a través de soluciones de conectividad. Por eso, las empresas deben empezar a ver la conectividad como un activo estratégico que le permita acceder a los beneficios de la economía digital y destrabar el crecimiento económico que conlleva.


 
Un abanico de posibilidades
 
Las necesidades de ancho de banda, gestión de redes, confiabilidad, latencia y resiliencia son algunos de los temas que las empresas deben tener en vista a la hora de pensar cómo conectarse entre sí y hacia la red de redes. Para ello, tienen a disposición un abanico de opciones que van desde la fibra óptica al cablemódem, circuitos cerrados, radioenlaces, redes móviles 4G o 5G hasta Wi-Fi.
Tener una buena conectividad es indispensable tanto para las aplicaciones de escritorio como para aplicaciones de web públicas, especialmente en entornos de nube. Por eso, las empresas tienen que empezar verificando sus necesidades de conectividad de un abanico que incluye redes privadas, VPNs, accesos dedicados o de banda ancha.

 
Elegir la conectividad
 
En general, los proveedores de servicios de conectividad son capaces de ofrecer una confiabilidad del 99,999 por ciento en sus redes. Sin embargo, las redes dedicadas suelen ser más confiables porque permiten mayor estabilidad en la conexión, calidad y seguridad. Para las empresas que no requieran de una conectividad tan elevada, una alternativa es la banda ancha tradicional, que posee un costo menor y mayor velocidad de instalación. Sin embargo, puede presentar mayor inestabilidad y reducciones de velocidad debido a que se trata de una red de uso compartido.
Las empresas tienen también la opción de elegir entre una solución de Internet asimétrico (mayor velocidad de bajada que de subida) o simétrico (misma velocidad de bajada que de subida), dependiendo sus necesidades. Una empresa del área audiovisual, por ejemplo, que trabaja en la nube con archivos multimedia de gran tamaño, requerirá de una conexión simétrica para poder tener mayor velocidad en la carga de archivos pesados.
A esta combinación se deben sumar opciones de enlaces o redes privadas virtuales (VPNs) para la gestión de datos de forma remota o entre distintas sucursales.

 
La importancia de la gestión para evitar incidencias
 
Los proveedores corporativos suelen tener a disposición servicios de operación, soporte y mantenimiento de red pero, en el caso que las empresas necesiten un mayor nivel de administración, pueden elegir alguna alternativa que ofrezca monitoreo web para controlar el estado de los servicios, tráfico y posibles incidencias.
La gestión de la red es clave para verificar microcortes, fallas y posibles interferencias, en caso de las redes inalámbricas. Para servicios estratégicos es recomendable contar con redes de mayor confiabilidad (alámbricas o redes móviles) porque son menos susceptibles a interferencias que aquellas basadas en espectro no licenciado, como puede ser Wi-Fi.

Una empresa del área audiovisual, por ejemplo, que trabaja en la nube con archivos multimedia de gran tamaño, requerirá de una conexión simétrica para poder tener mayor velocidad en la carga de archivos pesados.

O también contar con soluciones que complementen el servicio de internet de banda ancha fija, con un router con una línea de datos inalámbrica de la red de banda ancha móvil, para que el servicio funcione con una ruta alternativa ante alguna contingencia en el servicio primario de la red fija y garantizando así la máxima disponibilidad de servicio. Recientemente en Telecom | FiberCorp lanzamos al mercado su nueva solución INFINITE, una nueva tecnología con switch automático entre red fija y móvil para tener conexión asegurada.
En una economía hiperconectada y dónde Internet cobra cada vez mayor relevancia, el costo económico de perder la conectividad es cada vez más alto. Las empresas deben poner a la conectividad en el centro del negocio porque ésta se convirtió en los cimientos en los que se apoyan todos los proyectos de transformación digital.
 
 
COMPARTIR NOTA
IR A INICIO
¿QUÉ TE PARECIÓ LA NOTA?
Nos unimos para acompañar mejor a tu empresa