X
SUSCRIBITE AL BLOG
>>  NOMBRE
>>  APELLIDO
>>  EMAIL
>>  EMPRESA
X
¿QUÉ TE GUSTARÍA LEER?
>>  NOMBRE
>>  APELLIDO
>>  EMAIL
>>  COMENTARIO
ENVIAR >
Abr 2019
Compartir en:

SERVERLESS COMPUTING

INFRAESTRUCTURA IT BASADA EN CLOUD

Para el 2020 el 44% de la infraestructura IT estará basada en cloud. ¿Qué es lo que viene en materia de innovación en este terreno? El serverless computing ¿De qué se trata esta nueva tendencia?
 
Hace 15 años que se viene escuchando sin cesar de cloud computing. Pero, ¿no es hora ya de comenzar a visibilizar su evolución? ¿Cuál es la próxima fase de la computación en la nube? La respuesta viene siendo esbozada, con mucha claridad, desde hace más de un año. Se trata, de manera sencilla, de la computación sin servidor, o serverless computing, en la jerga técnica.

Para el 2020 el 44% de la infraestructura IT estará basada en Cloud.

 
¿Pero cómo? Si el cloud computing está basado en un servidor virtualizado…¿cómo es que ahora la computación avanza hacia un estado “sin servidor”?
El término es casi provocador. Por supuesto que hay servidores, pero ya están tan en la base que casi no se los advierte, al menos desde el punto de vista del desarrollo y el mantenimiento de cualquier aplicación montada sobre ella. Eso es el serverless, casi un servicio básico en el mundo de las TIC.
 
 
Funciones independientes
Otras definiciones detallan que se trata de aquella actividad en donde los desarrolladores escriben funciones lógicas de negocios y, luego, el proveedor de cloud las ejecuta. Los servidores están involucrados, por supuesto, pero no los de la compañía. Y los desarrolladores y los operadores no saben en dónde están operando, pues esos servidores están escondidos, por decirlo de alguna manera. Saberlo es, de un modo, irrelevante.
Algunos más aseveran que se trata de la evolución de los llamados microservicios, es decir, una forma de arquitectura SOA (Service Oriented Architecture) donde cada uno se ejecuta de manera independiente a los otros en su proceso, máquina virtual o contenedor.
Más allá de las definiciones, que rondan todos en el mismo sentido, lo cierto es que la informática sin servidor representa nuevas ventajas. ¿Cuáles? Darle a las compañías el poder de reducir los costos operacionales de tecnología informática (TI), permite desplegar servicios más rápidamente y ser más ágil a la demanda de los clientes.

...la informática sin servidor representa nuevas ventajas. ¿Cuáles? Darle a las compañías el poder de reducir los costos operacionales de tecnología informática (TI), permite desplegar servicios más rápidamente.

 
Evolución
¿Pero no eran estos aspectos los que caracterizaban al cloud computing?
Sí, pero todo fue evolucionando desde aquellos primeros servicios a lo que ocurre en la actualidad. Y vale repasarlos:
- primero se pasó de los servidores físicos a los virtuales.
- luego, a los servidores virtuales dentro del mismo centro de datos.
- más tarde esos servidores virtuales se trasladaron a la nube.
- y ahora llegó la etapa del serverless computing, computación sin servidor, aunque ellos están, no hay modo de que no sea así.
 
¿Y la programación?
A diferencia de lo que ocurre en PaaS (Plataforma como Servicio) o IaaS (Infraestructura como Servicio), donde había que reservar instancias de servidor de manera explícita, en serverless no, ya que todo se gestiona de manera automática desde la plataforma.
Representa una ventaja puesto que cada función podría ejecutarse en una instancia de computación diferente, sin importar de cuál se trate, y de una manera transparente para ese código.
Esto permite, a su vez, no preocuparse por mantener y gestionar los servidores y, por ende, prestar atención a la disponibilidad y tolerancia a fallos, entre otros aspectos.
La computación sin servidor responde muy bien a aquellas tareas que implican eventos entrantes, como, por ejemplo, un temporizador que lleva a ejecutar una función todos los días a determinada hora.
También aplica a los procesamientos de pedidos, es decir, a las famosas colas.
En otras palabras, en vez de programar una aplicación completa, se escribe una “función” que contiene lo que va a hacer (código) con los enlaces a otros sistemas (metadatos). La plataforma programa automáticamente la ejecución de esa función y la escala en función de la tasa de eventos entrantes.
 
Puro ahorro
Una ventaja más del serverless: se paga sólo cuando se ejecuta el código que se está escribiendo. Si ese código se activa sólo dos veces al día durante cinco minutos, se facturarán dos unidades de ejecución y cinco minutos de cómputo.
A los desarrolladores les da la ventaja de concentrarse en lo que deben crear: definir cada funcionalidad y cada lógica del negocio. Y que del resto se ocupe el proveedor de cloud.
La ganancia más visible se advierte a nivel de la productividad. Que, a su vez, se traduce en la posibilidad de concretar proyectos en menos tiempo del previsto, en días o semanas. Con la consiguiente consecuencia a nivel de mejora de costos.
 
Entre la moda y la realidad
¿El serverless computing es una moda o una tendencia que irá consolidándose conforme pase el tiempo?
Parece que la opción es la segunda, por la ventaja que significa para los desarrolladores. Si hoy las redes se potencian en capacidad para que sobre ellas se monten aplicaciones de manera casi infinita, contar con este tipo de prestación significa una gran ventaja para quienes se dediquen a crearlas.
Los programadores sólo deben concentrarse en el código y en cómo se desencadena su funcionamiento. ¿Quiénes van a ofrecer esos servidores escondidos? Los mismos proveedores de cloud. Ya lo hace Microsoft con Azure Functions, Amazon con AWS Lambda,  Google con Cloud Functions y con Cloud Functions for Firebase, entre muchas otras.
Se trata de una evolución tecnológica que ya tiene comprometidos a los máximos referentes tecnológicos. Serverless computing está desembarcando. Y lo hace para quedarse por mucho tiempo.
 
¿Qué te pareció la nota?

Suscribite a nuestro blog

Recibí un resumen mensual de contenido de TrendIT sobre novedades y soluciones digitales para la evolución de tu negocio.