X
SUSCRIBITE AL BLOG
>>  NOMBRE
>>  APELLIDO
>>  EMAIL
>>  EMPRESA
X
¿QUÉ TE GUSTARÍA LEER?
>>  NOMBRE
>>  APELLIDO
>>  EMAIL
>>  COMENTARIO
ENVIAR >
Abr 2019
Compartir en:

ENTRE LA HISTORIA Y EL FUTURO:

TECNOLOGÍAS PARA QUE EL CAMPO SEA MÁS ABUNDANTE

El campo argentino es uno de los más ávidos en la búsqueda de soluciones que le permitan ganar en eficiencias. Las aplicaciones y soluciones son innumerables. Perspectivas de implementación ante un panorama mundial desalentador.
 
“El campo argentino es uno de los más eficientes del mundo. Los costos que se pagan en el país lo llevaron a que tuviera que ser muy cuidadoso en su ecuación de negocios. La tecnología lo ayudó. A tal punto que hoy es uno de los más altamente tecnologizados en el mundo. Pero siempre se puede hacer más”.
Esta frase se escuchó en los pasillos del Congreso Mundial de Móviles de Barcelona, epicentro mundial que cada año muestra en esa ciudad hacia dónde va la industria de las telecomunicaciones. Todos los sectores de la actividad económica se dan cita en ese lugar. El campo no es la excepción. Como tampoco lo es que hayan cada vez más empresas y start ups dedicadas a la tecnología aplicada al agro, llamadas “agtech”.

La cadena de valor del agro es tan amplia y la Argentina ofrece infinitas oportunidades en este sentido, que resulta estratégica la incorporación cada vez mayor de herramientas TIC para su transformación y su mejora.

En el último encuentro de Aapresid (Asociación Argentina de Productores de Siembra Directa) se aseveró que existen casi un centenar de “agtech”, una cifra que es más significativa cuando se advierte que esta cantidad equivale a un tercio de todas las que hay en América latina.
 
La infraestructura, la base
La relevancia es todavía mayor cuando las tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC) aplicadas al agro podrían ser el camino para el desarrollo de una economía más sustentable en la región, de acuerdo a un estudio de 5G Américas, la Argentina podría liderar con solvencia propia ese camino.
En el documento se estableció que el uso de las TIC en la producción agrícola  “facilita el acceso a mercados y a información de precios en tiempo real, permite acceder a información climática actualizada y contribuye a enriquecer las prácticas de los cultivos”.
En ese sentido, remite a informes de la CEPAL (Comisión Económica para América latina y el Caribe) y de la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación) y del IICA (Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura) que detallaron que en los últimos tres años el crecimiento del sector agrícola en la región fue de 2,9% superior al de avance del 26% de toda la economía de la región.
Parte de este impulso se debió al desarrollo sostenible y al impacto de la agricultura que tuvo un crecimiento de 3,2% mensual, de los cuales 2,2 puntos porcentajes se debieron al aumento de la productividad y el restante punto porcentual a una expansión del uso de recursos.
Pero en paralelo hubo una pérdida del dinamismo de las exportaciones, destacó el reporte. En números significó un aumento de 2,5% mensual en los últimos tres años contra un 11% que venía mostrando en los últimos 10 años.
Esto respondió a una menor demanda de alimentos en el mundo. A lo que se agrega otro dato preocupante: “Se anticipa que en la próxima década la tendencia positiva de largo plazo de los precios internacionales de alimentos observada en los últimos 15 años se va a revertir y va a ser negativa”.
 
Más productividad
Por ende, es necesario aumentar la productividad agrícola. Y la herramienta que ayuda en ese objetivo son las TIC, aseguró el informe. Su aplicación permitirá transformar a un sector que necesita que la cadena de valor obtenga la mejor información disponible para conseguir mejores beneficios no sólo en el momento de la producción sino especialmente a la hora de la comercialización.
Esta percepción ya viene desde hace varios años puesta en consideración también por los organismos locales vinculados con el agro, como el INTA (Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria). Los teléfonos móviles de última generación con capacidad para obtener imágenes y videos en alta definición, sumada a la grabación de voz y la conectividad 4G multiplican la posibilidad de capturar la realidad y reconfiguran, así, la manera en que se interactúa en ese ámbito.
A esto se suman los sitios de noticias online, los blogs, las redes sociales y los grupos y foros de intercambio virtual que permiten que esta actividad se mantenga dinámica.
Si a esto se suma el advenimiento de las redes 5G para la Internet de las Cosas (IoT) no caben dudas de que el desafío pasará por contar con suficiente infraestructura que alcance a las zonas productivas del país y de la región sino que, además, existan sobre ella aplicaciones que permitan llevar a hechos concretos estas necesidades de mejor productividad y mayor comercialización de los productos del campo.
 
Soporte para seguir
En la Argentina, una vez más, toma especial interés no sólo porque la idiosincrasia propia del país la lleva a buscar de manera constante una mejor ecuación de costos sino porque, además, producto de eso es que existan tantos emprendimientos dedicados a ellos. La oportunidad existe.
Los últimos avances en el mix de servicios y soluciones que combinan las tecnologías actuales con las futuras dieron lugar a sistemas integrados con prestaciones de telemetría que permiten hacer una medición inteligente de insumos o la posibilidad de monitorear tanques y canales de irrigación y efluentes. Este tipo de soluciones fueron presentadas por FiberCorp-Telecom en marzo, en la decimotercera edición de Expoagro.
Sin olvidar, claro, las cuestiones vinculadas con la meteorología, claves para adelantar o retrasar una cosecha, entre otros aspectos, y lo relacionado con la gestión de seguimiento de flotas, desde aquellas que efectúan tareas de control de frío hasta las de monitoreo de activos.
Las ventajas de estas herramientas, que siempre exigen de la existencia de una infraestructura de conectividad robusta para su mejor aprovechamiento y uso, pasan además por la posibilidad de estandarizarlas y hacerlas más accesibles a la mayor cantidad de productores. Y, al mismo tiempo, montar sobre ellas diseños a medida para responder a una necesidad puntual de una actividad o de un emprendimiento.
 
Las nuevas tecnologías
Este esquema se ve favorecido, a su vez, por la incorporación de otras herramientas, como las de análisis de datos e inteligencia artificial, que permiten definir diversos escenarios a futuro y anticipar decisiones, siempre en pos de una mejora de productividad.
Y también de comercialización. Conocer la lista de salida a la venta de determinados productos en el planeta y cómo se van configurando los precios conforme van saliendo esos productos resulta vital para que un productor determine si le conviene adelantar una cosecha o retrasarla. O cuál es el mejor momento para salir al mercado con productos de mayor valor agregado.
Los grandes proveedores de tecnología son los que brindan las soluciones en general. Las agtech suelen utilizar esas herramientas y diseñar aplicaciones particulares. Ambas puntas se tocan siempre y, de ese trabajo que es conjunto y separado al mismo tiempo, surgen las oportunidades para que el campo sea más productivo y venda más.
Sensores, pluviómetros, paneles solares, sistemas de riego por goteo o por aspersión. Cosechadoras con posibilidad de obtener imágenes en tiempo real. Sistemas que recaban esos datos al instante y lo envían a un centro donde es posible obtener conclusiones de lo que sucede en un campo, en un centro de almacenamiento o de distribución.
La cadena de valor del agro es tan amplia y la Argentina ofrece infinitas oportunidades en este sentido, que resulta estratégica la incorporación cada vez mayor de herramientas TIC para su transformación y su mejora. Herramientas que se robustecen desde la base: la conectividad.
¿Qué te pareció la nota?

Suscribite a nuestro blog

Recibí un resumen mensual de contenido de TrendIT sobre novedades y soluciones digitales para la evolución de tu negocio.